logo seeplu 




AL LÍMITE. I Congreso de la SEEPLU

Facultad de Filosofía y Letras

Cáceres, 5 y 6 de noviembre de 2009

Editorial Avuelapluma, Cáceres, 2010, 386 p.
ISBN: CC-000811-2010



Juan M. Carrasco González (Universidad de Extremadura)

Enclítico al participio1
(pp. 40-48)



ABSTRACT
Unstressed pronouns placement in the sentence is one of the distinguishing elements of “fala de Xálima” spoken in San Martín de Trevejo, Eljas and Valverde del Fresno (Cáceres). For some authors, it shows the strong Spanish influence on this Galician-Portuguese dialect. For others, unstressed pronouns placement derives, directly, from the old Galician-Portuguese syntax, from the 13th century, when Galician settlers, settled in this region after its definite reconquest. A proof, that in general, is adduced to defend the native character of unstressed pronouns placement in Jálama region, is peculiar: The pronoun is placed in enclitic position in verbs participle instead of being attached to auxiliary verbs of compound tenses. However in this work, we come to the conclusion that this fact also has a Spanish origin.

RESUMEN
La colocación de los pronombres átonos en la frase es uno de los elementos diferenciadores de la fala de Xálima hablada en San Martín de Trevejo, Eljas y Valverde del Fresno (provincia de Cáceres). Para algunos autores, demuestra la fuerte influencia castellana sobre este dialecto galaico-portugués. Para otros, en cambio, la colocación de los pronombres átonos deriva directamente de la sintaxis galaico-portuguesa antigua, la que existía en el siglo XIII, cuando los colonos gallegos se asentaron en esta comarca tras su reconquista definitiva. Un prueba que se aduce para defender el carácter autóctono de la colocación de los pronombres átonos en la comarca de Jálama es un caso ciertamente peculiar: el pronombre colocado enclítico al participio, en lugar de unirse al auxiliar de los tiempos compuestos. En este trabajo, sin embargo, llegamos a la conclusión de que tal fenómeno también tiene su origen en el castellano.


Las hablas de Jálama, situadas al Norte de la Provincia de Cáceres, fueron largamente estudiadas desde principios del siglo XX por autores como Onís (1930), Fink (1929) o Vasconcelos (1927, 1933). Desde entonces han sido consideradas como un dialecto del portugués, y esa misma consideración merece a Clarinda de Azevedo Maia, la autora de la monografía más completa sobre estas hablas fronterizas (Maia 1977). El origen de estas hablas es bien conocido: se encuentra en la repoblación que se produce tras la reconquista. Como ha demostrado Lindley Cintra casi sin posibilidad de discusión (v. Cintra 1959), hubo un poblamiento de origen gallego en el siglo XIII en aquellos lugares. Este origen en un repoblamiento gallego medieval lo aceptan todos los lingüistas posteriores, como la misma Clarinda de Azevedo Maia, Xosé Henrique Costas, Enrique Gargallo, Francisco Fernández Rei, etc.

Yo mismo propuse en determinado momento que, en una perspectiva diacrónica, las hablas de San Martín de Trevejo, Eljas y Valverde del Fresno debían ser consideradas una tercera rama del tronco común galaico-portugués arcaico (v. Carrasco 1996, p. 140). Con ello pretendía poner de relieve una doble consideración: por un lado, que el origen gallego medieval de los repobladores no significaba que las hablas de Jálama tengan su origen en el gallego como tal (es decir, la lengua oficial de Galicia en nuestros días), sino en una variedad histórica muy diferente; por otro lado, que en el momento en que se produce la repoblación no existía diferenciación lingüística entre gallego y portugués, es decir, que la lengua que trajeron en los siglos XII/XIII los colonos gallegos era tan gallega como portuguesa, sin excluir por ello leves rasgos locales de escasa relevancia y de muy difícil identificación.

Esta propuesta fue recogida por Fernández Rei, catedrático de Filología Románica de la Universidad de Santiago de Compostela, aunque matizándola mediante una mayor vinculación al gallego: será una tercera rama del gallego-portugués, pero derivada del gallego medieval y no del portugués (v. Fernández 2000, pp. 130-135). Aparentemente, la propuesta de Fernández Rei no significa una alteración significativa. Sin embargo, puede derivar hacia conclusiones que, mediante la aceptación de aquella información sin más, no se ajustan estrictamente a la realidad histórica de los hechos. Si las hablas de Jálama son de origen galaico-portugués, pero más gallegas que portuguesas, podemos establecer un árbol genealógico del grupo lingüístico en el que del gallego-portugués arcaico derivarían dos lenguas diferenciadas, el gallego y el portugués, y solo más tarde, de este gallego perfectamente diferenciado se desgajaría el habla de Jálama. De esta forma, en la actualidad, ya no podría considerarse que en Jálama se habla el gallego moderno, pero mantendría una afinidad mucho mayor con él que con el portugués. Sin embargo, esto supondría aceptar que no existió una unidad lingüística gallego-portuguesa o, al menos, que esa unidad se había roto ya en el siglo XIII. No olvidemos que en esas fechas era aún reciente la incorporación de Lisboa a Portugal e, incluso, la misma constitución del reino se había producido pocos años antes. La lengua común galaico-portuguesa todavía no había adoptado en Portugal los rasgos meridionales característicos de la influencia ejercida por la corte establecida en Coimbra y en Lisboa... Como los asentamientos gallegos se producen en ese momento y la evolución de su habla desde entonces hasta nuestros días se realiza sin ningún contacto posterior con las variedades habladas en Galicia, en mi opinión, tenemos que hacer derivar directamente el dialecto de Jálama del gallego-portugués común que dará origen simultáneamente también la gallego y al portugués modernos.

A pesar de esta evidencia acorde con la realidad histórica de la evolución de la lengua, algunos autores han seguido profundizando en las afinidades entre las hablas de Jálama y las variedades modernas del gallego. Si Fernández Rei establecía una situación histórica en la que Jálama se vinculaba de forma especial a la lengua de Galicia por su origen, algunos estudiosos posteriores van a tratar de demostrar esta especial vinculación también en los rasgos lingüísticos modernos. Así, en el artículo titulado “Fronteiras lingüísticas no Val do Río Ellas (Cáceres)”, el profesor Xosé Henrique Costas González establece una clasificación de las hablas de Jálama como gallegas, al menos en un sentido amplio: «son “galegas” en sentido amplo e histórico, aínda que com presencia clara de léxico leonés e castellano, este último mais recentemente» (Costas, 2001, p. 36).

Esta afirmación no está exenta de intencionalidad implícita. Baste pensar que ninguna referencia se hace al portugués, como si éste, a pesar de estar en permantente contacto lingüístico con Jálama, no hubiera ejercido ninguna influencia ni se deba establecer con él ningún tipo de relación de afinidad. Por otro lado, la influencia del leonés y del castellano se limita exclusivamente al léxico, lo que no nos parece que responda a la realidad de los hechos. Muchos rasgos fonéticos y morfosintácticos también parecen relacionarse con el ámbito lingüístico castellano-leonés.

En cualquier caso, Costas González llega a la conclusión de que en San Martín de Trevejo, Eljas y Valverde del Fresno tenemo un “dialecto gallego” en el que es posible constatar la presencia de muchos rasgos propios del gallego actual: «chegamos á conclusión de que esta falas representan dalgún xeito unha maqueta de moitos fenómenos dialectais, fonéticos, morfolóxicos e léxicos, esparexidos polo noso dominio lingüístico actual» (Costas 2001, p. 37).

Para establecer esta vinculación con el gallego moderno, así como su distanciamiento con respecto al portugués, al castellano y al leonés, Costas González utiliza un sistema supuestamente objetivo: aplicar el método dialectométrico que propusieron Metzeltin y Winkelmann en el Lexikon der Romanistischen Linguistik para distinguir las diferentes lenguas de la península Ibérica. El resultado parece ser abrumador a favor de la proximidad de las hablas de Jálama con el gallego, con un 81% de coincidencias:

TABLA

Recientemente, en el II Simpósio Mundial de Estudos de Língua Portuguesa celebrado en la Universidad de Évora (Carrasco 2010), tuve la oportunidad de referir algunos de los errores de principio por los que los resultados obtenidos por Costas González me parecen engañosos. No voy a repetir aquí toda la argumentación, pero sí haré sintética referencia a algunos aspectos relevantes:

1) El método lexicométrico utilizado fue concebido para distinguir otras variedades lingüísticas; además, algunas de estas variedades ejercieron notable influencia sobre las hablas de Jálama. En consecuencia, habrá rasgos de diverso origen que de ningún modo pueden tomarse como referencia diferenciadora en el caso de las hablas de Jálama con respecto a estas mismas variedades lingüistas que le transmitieron algunos de los rasgos colegidos.

2) Costas González toma como referencia casi exclusivamente al habla de Valverde, es decir, la más castellanizada de las tres hablas de Jálama y, por eso mismo, la que más se aproxima al gallego y más se aleja del portugués.

3) Algunos de los rasgos portugueses que poseen las hablas de Jálama son considerados por Costas González rasgos exclusivos del dialecto fronterizo.

De este modo, es fácil de explicar los resultados estadísticos de esta tabla. Y de forma muy especial la más que sorprendente distancia que parecen poseer las hablas de Jálama con respecto al portugués. Basta constatar que, según los resultados obtenidos, las hablas de Jálama poseen más rasgos coincidentes con el astur-leonés (63%) que con el portugués (60%), lo que difícilmente podemos admitir en una variedad gallego-portuguesa.

Un entusiasta estudioso de las variedades del gallego, Xavier Frías Conde, incluye ya, sin reparo ninguno y sin advertencia o distinción, las hablas de Jálama como una variedad moderna del gallego (Frías 1999):

[...] pareceume que a clasificación máis recente do idioma galego en tres bloques [se refiere a la clasificación de Francisco Fernández Rei] non recollía a realidade de todo o galego, dado que, como xa mentei enantes, nos estudios da dialectoloxía galega préstase pouca atención ao galego exterior no seu conxunto e alén esquécese incluir nel áreas tan importantes coma a Serra de Xalma ou Calabor. Por iso, eu propoño aumentar o número de bloques ata cinco, de xeito que ficaría:
1. Galego occidental
2. Galego central
3. Galego oriental, onde se inclúe todo o galego do Bierzo e mais o de Zamora, mais non o ancarés. Tamén se empraza aquí o galego do Eo.
4. Galego raiano, que inclúe o naviano e o ancarés, posto nun bloque separado polas súas características morfolóxicas exclusivas dentro do sistema galego e que en certa medida serve de transición cara o asturleonés.
5. Galego meridional, que inclúe soamente o galego de Estremadura.

Y de forma más precisa, advierte lo siguiente sobre el gallego exterior:

Coñécese co nome de galego exterior ao galego falado nas rexións veciñas a Galiza, fóra das súas fronteiras administrativas e que abrangue os territorios da Terra Eo-Navia (Asturias), o Baixo Bierzo (León), As Portelas (Zamora) e A Serra de Xalma (Cáceres). Todos estes falares forman un grupo abondo heteroxéneo, que nos leva a mudar a tradicional clasificación en tres bloques do idioma galego por outra de cinco, xa que tanto o galego de Asturias, xunto co dos Ancares, e o de Estremadura (xunto co falar de Calabor en Zamora) permítennos falar de cinco bloques, aumentando en dous o número tradicional. Cómpre separar do bloque oriental os falares galegos asturianos (agás os da zona da Veiga Sur, Taramundi e San Tirso de Abres), o falar do concello lucense de Negueira de Muniz e mais a fala dos Ancares para formar o bloque raiano. Doutra banda, os falares galegos estremeños, xunto co falar de Calabor, forman un grupo diferente que chamamos bloque meridional. O resto dos falares poden perfectamente ficar dentro do chamado galego oriental [...].

Lo que se inició como una discusión académica, propia de la investigación científica, ha acabado por tener consecuencias en el ámbito administrativo de Galicia, donde se ha asumido oficialmente la galleguidad de las hablas de Jálama. De este modo, la Secretaría Xeral de Política Lingüística de la Xunta de Galicia, define así, en su portal web oficial, el territorio en el que se habla gallego (SXPL, 2009):

Galicia tiene más de 2.800.000 habitantes. El territorio geográfico de la lengua gallega está delimitado por la Comunidad Autónoma Gallega y las áreas más occidentales de Asturias, León y Zamora, además de tres pequeños lugares de Extremadura. La distribución del gallego es geográficamente bastante homogénea, sin que existan áreas territoriales en las que no se constate su uso.
Además de eso, y por las circunstancias históricas de la emigración de la población por todo el mundo, existen áreas con amplia presencia de comunidades gallegas que conservaron su lengua como vehículo comunicativo, no sólo en el ámbito privado, sino también en el público, a través de publicaciones periódicas, literarias o incluso en la comunicación radiofónica de los países de acogida. Persisten amplias comunidades de hablantes en ciudades como Barcelona, Zúrich, Montevideo o Buenos Aires.

Existe ya una actividad oficial en foros internacionales para establecer el uso del gallego normativo en los términos municipales de San Martín de Trevejo, Eljas y Valverde del Fresno. Prueba de las presiones que se están llevando a cabo en este sentido es, por ejemplo, el segundo (y último) informe que ha elaborado el Comité de Expertos del Consejo de Europa sobre la Aplicación en España de la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias, fechado el 11 de diciembre de 2008 (v. Carta 2008), donde se puede leer lo siguiente: «Después del segundo ciclo de evaluación, el Comité de Expertos ha constatado que, además de otras lenguas, el gallego se encuentra tradicionalmente en Extremadura y el valenciano en la Región de Murcia».

Bajo el epígrafe de “El gallego en Extremadura”, los párrafos 45 y 46 reiteran la pertenencia al gallego de las hablas de Jálama:

45. El Comité de Expertos ha constatado que 5.000 personas residentes en Extremadura hablan gallego, que ellos denominan “A fala” [sic]. La lengua ha sido declarada “bien de interés cultural” por la comunidad autónoma en 2001.

46. Según el artículo 11.2 del Estatuto de Autonomía de Extremadura, la comunidad autónoma tiene competencias para “proteger la especificidad lingüística y cultural” de la región teniendo en cuenta las variedades locales. Esta disposición parece suficientemente amplia como para incluir lenguas que deben ser protegidas en el sentido de la Carta, especialmente la variedad del gallego hablada en los tres municipios del noroeste de la provincia de Cáceres (San Martín de Trevejo, Eljas y Valverde del Fresno).

No me voy a extender más por este camino. Mi propósito era el de advertir que todo el proceso de aproximación, apropiación y asimilación lingüística se basa en la consideración de los rasgos lingüísticos de las variedades de Jálama como mayoritariamente gallegos, es decir, que pueden identificarse con rasgos similares presentes en el gallego que actualmente se habla en Galicia, advirtiendo simultáneamente que otros rasgos no gallegos son exclusivos de Jálama y, en consecuencia, muy alejados del castellano o del portugués. Ya advertimos algunas irregularidades metodológicas y analíticas en aquellos estudios que han servido de base científica para sostener el proceso descrito. En el trabajo que presenté recientemente en la Universidad de Évora analicé determinados rasgos de Jálama que demuestran su proximidad al portugués y la influencia indudable que esta lengua ha ejercido a lo largo de los siglos sobre el dialecto fronterizo. Ahora me voy a referir a un rasgo muy distinto.

Aparentemente, parece que la colocación de los pronombres átonos en las variedades del valle de Jálama está más próxima al castellano que al gallego o al portugués, puesto que su tendencia general es la de la colocación proclítica con respecto al verbo principal. Sin embargo, hay un caso en el que Jálama se diferencia completamente del castellano, lo que ha hecho suponer que, en realidad, la colocación de los pronombres átonos en las hablas de Jálama ha seguido un desarrollo completamente autónomo y sin interferencia castellana. Se trata del hábito de colocar el pronombre átono enclítico al participio en los tiempos compuestos:

1) Jálama: “Havia visto-a”.
2) Portugués: “Tinha-a visto”.
3) Gallego: “Tíñaa visto”
4) Castellano: “Habíala visto”.

Si comparamos los ejemplos de la muestra enseguida percibimos que se trata de un fenómeno ausente por completo del gallego, del portugués y, naturalmente, también del castellano. En lo que se refiere al gallego y al portugués, en efecto, el pronombre átono nunca se hace depender del participio, de modo que nunca podrá aparecer un pronombre ni proclítico, ni enclítico al participio. Hasta tal punto existe incompatibilidad entre ambas formas en portugués, que el pronombre átono cambia a tónico con preposición cuando el participio, por elisión del auxiliar, aparece solo, como podemos leer en Cunha/Cintra (1984, p. 312):

Não se dá a ênclise nem a próclise com os particípios. Quando o particípio vem desacompanhado de auxiliar, usa-se sempre a forma oblíqua regida de preposição. Exemplo:
Dada a mim a explicação, saiu.

Otras gramáticas editadas en Portugal coinciden en hacer depender siempre el pronombre átono del auxiliar en los tiempos compuestos, como es el caso de Mateus/Brito/Duarte/Faria (1983) cuando se refiere a su uso en «tempos compostos e na passiva de ser» en posición enclítica (p. 501) y en posición proclítica (p. 503). En Brasil nunca aparece el pronombre átono enclítico al participio, pero existen algunas diferencias con el portugués moderno hablado en Portugal. De este modo, Bechara (2006) afirma que el pronombre puede ir enclítico al verbo auxiliar, pero «Jamais se pospõe pronome átono a particípio», aunque en Brasil «também ocorre a próclise ao particípio» (p. 590). Pim van der Eijk, que hace un estudio de la colocación de los pronombres átonos en portugués moderno en comparación con el portugués arcaico (el galaico-português al que él se refiere en su trabajo), constata el hecho de que el pronombre átono nunca se une al participio, si bien no desarrolla un análisis completo de este fenómeno (Eijk 1988-92, p. 51):

Existe mais uma forma infinita do verbo, o particípio passado. No português moderno, o pronome nunca se junta a este. Isto também vale para os verbos que têm duas formas para o particípio passado (e.g. ‘aceitado’ / ‘aceite’). O pronome cliticiza-se obrigatoriamente ao verbo auxiliar [...]

Mattos e Silva, en sus trabajos sobre el portugués medieval, no hace especial referencia al uso del pronombre átono con los participios, lo que sugiere una coincidencia completa con el portugués moderno. La diferencia de uso de estos pronombres en el portugués arcaico aparece en la posibilidad de que dependan sintácticamente no solo del verbo que lo requiere, sino también de otras categorías de palabras (cf. Silva 2006, pp. 192-196), lo cual coincide con el análisis de Lobo (1990) sobre el Fabulário Português del siglo XV y también con otras gramáticas históricas previas, como la de Huber (1986, pp. 177-190). Tampoco refiere nada Clarinda Maia sobre el pronombre enclítico con participio en su estudio de textos gallegos y portugueses de los siglos XIII al XVI (v. Maia 1986, pp. 662-675). Y lo mismo podríamos decir, sin necesidad de agotar inútilmente todos los estudios de diacronía portuguesa, de Williams (1975), Silva Neto (1986) y otros.

Igualmente, si consultamos las gramáticas del español, tanto las descriptivas modernas como las gramáticas históricas y otros estudios sobre la evolución de la colocación de los pronombres, no se encontrará un uso como el que existe actualmente en las hablas de Jálama. Por lo que se refiere al aspecto diacrónico, Menéndez Pidal, en las fases más arcaicas del idioma, encuentra casos de pronombre átono entre participio y auxiliar cuando aquél precede a éste, de forma similar a lo que ocurría antiguamente en los futuros y condicionales: «Si hay un pronombre átono, se coloca, análogamente a lo que pasa en el futuro, entre el participio y el auxiliar: “betatu lo aiat”» (Pidal 1980, p. 381). Se trata, realmente, de una posición enclítica al auxiliar, sin que aparentemente se perciba dependencia con respecto al participio. Dorine Nieuwenhuijsen, analizando los cambios que ha sufrido el español a lo largo de su historia en la colocación de los pronombres átonos, advierte en Nieuwenhuijsen (1999) que:

el participio pasado independiente no puede ir acompañado de un PA [pronombre átono], al contrario del infinitivo y gerundio. Sólo si se trata de una secuencia de dos participios pasados en la que únicamente con el primero se utiliza un auxiliar, es posible que el segundo participio lleve un PA. Véase el ejemplo (23):
(23) yo avía mucho servido a Dios y no ofendídole en aquel negocio

González Ollé, quien aporta el ejemplo anterior (v. González 1983, p. 28), establece ese único caso de pronombre enclítico al participio en tiempos compuestos. Sin embargo, es posible encontrar ejemplos de pronombres átonos enclíticos al participio cuando éste va acompañado de su verbo auxiliar en español, exactamente igual a como se usa en las hablas de Jálama. Así se constata en algunos ejemplos de los siglos XVI, XVII y, ya en época actual, de mediados del XIX, que voy a mostrar a continuación. Se trata de dos autores extremeños (Cieza de León y Manuel Godoy) y un autor castellano (Quevedo).

Pedro Cieza de León nació en Llerena en 1520. Participó activamente en la conquista de Perú y posteriormente escribiría una crónica donde daba fe de los hechos allí acontecidos. Llegó a publicar en 1553, un año antes de su muerte, el primero de los tres libros de que consta su obra: Parte primera de la chronica del Peru [...] fecha por Pedro de Cieça de Leon, vezino de Sevilla. Se trata de una crónica que destaca por su objetividad, su actitud crítica con el comportamiento de los españoles y su respeto por los incas. No habiendo recibido una educación superior, su estilo es rudo, muy alejado de los preceptos retóricos de la prosa culta y, por eso mismo, revela frecuentemente usos de la lengua coloquial o de su español extremeño que difícilmente vamos a encontrar en otros autores. He aquí el ejemplo: «Los de Túnbez avían ausentádose en partes secretas del valle» (Cieza 1984, p. 192).

El segundo ejemplo lo encontramos en una de las más altas cumbres del Siglo de Oro español, D. Francisco de Quevedo Villegas. Nacido en 1580 y muerto en 1645, por su extraordinaria cultura y genial manejo de la prosa puede considerarse el extremo opuesto de Cieza de León. A pesar de ello, también en él es posible encontrar ejemplos de enclíticos al participio. El ejemplo está tomado de su obra Epícteto y Focílides en español, con consonantes, con el origen de los estoicos y su defensa contra Plutarco, y la defensa de Epicuro contra la común opinión. El libro, dedicado a su amigo D. Juan de Herrera, incluye, bajo el título de “Razón de esta Traducción”, una breve justificación sobre los propósitos que tuvo cuando llevó a cabo la versión española de esta obra, ya antes traducida al castellano por Gonzalo Correas y Francisco Sánchez de las Brozas. En este capítulo encontramos el siguiente enunciado (Quevedo 1772, p. 573):

Pues quatro versos mas abaxo dice en este capítulo Epícteto estas palabras: Ya recibiste los preceptos todos. De que se convence con evidencia, que ya había dádole los preceptos, y que este capítulo es exhortación […]

El último ejemplo lo encontramos en la polémica figura de Manuel Godoy, nacido en Badajoz en 1767 y muerto en París el día 4 de octubre de 1851. Encontrándose ya en el exilio, publicó en los años 30 y 40 los seis volúmenes de las Memorias de Don Manuel Godoy, Príncipe de la Paz, saliendo casi simultáneamente en Francia y en España, en francés y en castellano. En el tomo sexto de su versión española, que vio la luz en Madrid en el año 1842, podemos leer el siguiente texto (Godoy 1842, pp. 227-228):

[...] rey sin córte, sin amigos, sin familia, vendido por los suyos, desamparado por sus pueblos, solo de todo cabo, sin mas arrimo que un proscripto, que, por haberle amado, y haber servídole fielmente, se habia visto apedreado, maldecido, y como por milagro libertado de la muerte.

Queda constancia, por lo tanto, de que esta colocación del pronombre enclítico al participio, y no con el auxiliar de los tiempos compuestos, tan característica de las hablas de Jálama, puede tener su origen en el castellano y, en cualquier caso, no se podrá considerar un rasgo exclusivo de Jálama que aísla estas hablas del español hablado en Extremadura.



NOTAS

1 Este trabajo es producto de mi participación en el Proyecto de Investigación “Imágenes de la Identidad y la Alteridad en las Relaciones Luso-Españolas: Portugal, Extremadura, España” (financiado por la Junta de Extremadura y el Fondo Social Europeo de la UE, referencia PRI08A057).




BIBLIOGRAFÍA

BECHARA(2006): Evanildo Bechara, Moderna Gramática Portuguesa, 37.ª edição revista e ampliada, 16.ª reimpressão, Rio de Janeiro, Editora Lucerna.

CARRASCO (1996): Juan M. Carrasco González, “Hablas y dialectos portugueses o galaico-portugueses en Extremadura. Parte I: Grupos dialectales. Clasificación de las hablas de Jálama”, Anuario de Estudios Filológicos, XIX, pp. 135-148.

CARRASCO (2010): Juan M. Carrasco González, “Traços galegos e não galegos do dialecto fronteiriço de Xalma (manhego, lagarteiro e valverdeiro)” in Mª João Marçalo, Mª Célia Lima-Hernandes, Elisa Esteves, Mª do Céu Fonseca, Olga Gonçalves, Ana Luísa Vilela e Ana Alexandra Silva (Eds.), Língua portuguesa: ultrapassar fronteiras, juntar culturas, actas do II Simpósio Mundial de Estudo de Língua Portuguesa (Évora, 2009), Universidade de Évora [ao dispor em http://www.simelp2009.uevora.pt/pdf/slg9/02.pdf].

CARTA (2008): Comité de Expertos del Consejo de Europa, Informe sobre la Aplicación en España de la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias (11 de diciembre de 2008), consultado en http://www.coe.int/t/dg4/education/minlang/Report/EvaluationReports/SpainECRML2_es.pdf (última consulta el 4 de noviembre de 2009).

CIEZA (1984): Pedro de Cieza de León, Descubrimiento y conquista del Perú, Introducción y notas de Mario A. Valotta, Madrid – Buenos Aires, Zero-Jamkana.

CINTRA (1959): Luís F. Lindley Cintra, A linguagem dos foros de Castelo Rodrigo. Seu confronto com a dos foros de Alfaiates, Castelo Bom, Castelo Melhor, Coria, Cáceres e Usagre. Contribuição para o estudo do leonês e do galego-português do séc. XIII, Lisboa.

COSTAS (2001): Xosé Henrique Costas González, “Fronteiras lingüísticas no Val do río Ellas (Cáceres)”, Revista de Filología Románica, XVIII, pp. 35-50.

CUNHA/CINTRA (1984): Celso Cunha e Luís F. Lindley Cintra, Nova Gramática do Português Contemporâneo, 2ª edição, Edições João Sá da Costa, Lisboa.

EJIK (1988-92): Pim van der Eijk, “A colocação do pronome clítico em português”, Boletim de Filologia, Lisboa, XXXII, pp. 27-63.

FERNÁNDEZ (2000): Francisco Fernández Rei, “As falas de Xálima e a súa relación coa lingua galega. Notas sobre o ‘descobrimento’ do ‘galego’ de Cáceres” en Antonio Salvador Plans, María Dolores García Oliva, Juan M. Carrasco González (coords.), Actas del I Congreso sobre A Fala. Mérida, Editora Regional de Extremadura – Gabinete de Iniciativas Transfronterizas de la Junta de Exremadura.

FINK (1929): Oskar Fink, Studien über die Mundarten der Sierra de Gata, Hamburg, Gruyter & Co.

FRÍAS (1999): Xavier Frías Conde, “Aproximación ao galego exterior”, Vieiros, http://vello.vieiros.com/galegoexterior/frias0.html/ (última consulta el 4 de noviembre de 2009).

GODOY (1842): Manuel Godoy, Memorias de Don Manuel Godoy, Príncipe de la Paz, ó sea, cuenta dada de su vida política para servir á la historia del reinado del señor don Carlos IV de Borbón, Única edición orijinal, Publicada por el mismo Príncipe, Tomo Sesto, Madrid, Imprenta de Alegría y Charlain.

GONZÁLEZ (1983): Fernando González Ollé, “Énclisis pronominal en el participio de las perífrasis verbales”, Revista de Filología Española, 63, pp. 1-32.

HUBER (1986): Joseph Huber, Gramática do Português Antigo, Fundação Calouste Gulbenkian, Lisboa.

LOBO (1990): Tânia Lobo, “A colocação dos pronomes átonos: um estudo comparativo”, comunicação ao VI Encontro Nacional da APL, Porto, 1990.

MAIA (1977): Clarinda de Azevedo Maia, Os falares fronteiriços do concelho do Sabugal e da vizinha região de Xalma e Alamedilla, Coimbra, Suplemento IV da Revista Portuguesa de Filologia.

MAIA (1986): Clarinda de Azevedo Maia, História do Galego-Português. Estado linguístico da Galiza e do Noroeste de Portugal desde o século XIII ao século XVI (Com referência à situação do galego moderno), Reimpressão da edição do INIC de 1986, Lisboa, Fundação Calouste Gulbenkian – Junta Nacional de Investigação Científica e Tecnológica, sem data.

MATEUS/BRITO/DUARTE/FARIA (1983): Maria Helena Mira Mateus, Ana Maria Brito, Inês Silva Duarte, Isabel Hub Faria, Gramática da Língua Portuguesa. Elementos para a descrição da estrutura, funcionamento e uso do português actual, Coimbra, Livraria Almedina.

NIEUWENHUIJESEN (1999): Dorine Nieuwenhuijsen, “Cambios en la colocación de los pronombres átonos en la historia del español”, Estudios de Lingüística del Español, vol. 5, consultado en http://elies.rediris.es/elies5/index.htm#indice (4 de noviembre de 2009).

ONÍS (1930): Federico de Onís, “Notas sobre el dialecto de San Martín de Trevejo”, Todd Memorial Volumes. Philological Studies, New York, vol. II, pp. 63-70.

PIDAL (1980): Ramón Menéndez Pidal, Orígenes del español. Estado lingüístico de la Península Ibérica hasta el siglo XI, Obras completas de Ramón Menéndez Pidal, VIII, Madrid, Espasa Calpe.

QUEVEDO (1772): Obras de D. Francisco de Quevedo Villegas, caballero del hábito de Santiago, Secretario de S. M. y Señor de la Villa de la Torre de Juan Abad, Madrid, MDCCLXXII, Por D. Joachin Ibarra, Impresor de Cámara de S.M.

SXPL (2009): Secretaría Xeral de Política Lingüística, portal oficial en http://www.xunta.es/linguagalega/ consultado por última vez el 4 de noviembre de 2009 (citas tomadas de la versión en castellano).

SILVA (2006): Rosa Virgínia Mattos e Silva, O português arcaico. Fonologia, morfologia e sintaxe, São Paulo, Editora Contexto.

SILVIA NETO (1986): Serafim da Silva Neto, História da Língua Portuguesa, 4.ª edição, Rio de Janeiro, Presença.

VASCONCELOS (1927): José Leite de Vasconcelos, “Linguagem de San Martín de Trevejo (Cáceres, Espanha)”, Revista Lusitana, XXVI, pp. 247-259.

VASCONCELOS (1933): José Leite de Vasconcelos, “Português dialectal na região de Xalma (Espa- nha)”, Revista Lusitana, XXXI, pp. 166-275.

WILLIAMS (1975): Edwin B. Williams, Do latim ao português. Fonologia e morfologia históricas da língua portuguesa, 3.ª edição, Rio de Janeiro, Tempo Brasileiro.